Último día en Nepal pero seguiremos trabajando

Hola a todos,

La mañana del 30 fue algo menos locura de lo que venía siendo habitual. Al fin y al cabo era el último día y el proyecto de cierre estaba más o menos decidido. Con la entrada tardía de las últimas donaciones y nuestro empeño en sacar el máximo a cada euro, ya habíamos estado planeando hacer un último proyecto antes de marcharnos.

Se barajaron dos opciones hasta el último momento, o bien intentábamos ayudar al pueblo de Suresh, aquel en las montañas al que acompañamos a Carlos y Anish a grabar y que había quedado completamente destruido, o bien lo destinábamos a una residencia de ancianos medio derruida tras el terremoto.

Fueron varias las razones que nos impulsaron a la segunda opción. La primera que la aldea de Suresh lo que más necesitaba era refugio, y dudábamos de que en los mayoristas de metales hubiese del tipo de paneles que necesitábamos. Estos mayoristas cada día reciben algo de material desde La India, pero ya tienes que confiar en que llegue lo que necesitas y en que no se te adelante nadie.

Otra razón era que, según las creencias budistas en Nepal, es buen Karma ayudar a los mayores, así que resultaba apropiado hacer algo enfocado a ellos antes de marchar. Por último, tras ir al hogar de ancianos concreto, simplemente vimos que necesitaban nuestra ayuda.

Tras el terremoto una sección entera estaba destruida, lo que hacía que tuviesen que vivir hacinados en los pasillos. Como muchos grupos desprotegidos nepalís, la escasez que están sufriendo en el tema alimentos desde el terremoto es notable. Hay menos productos en el mercado, lo que hace que los precios suban, y la capacidad del centro de alimentar a los ancianos disminuye.

Hicimos una visita al centro en la que hablamos con el director del mismo. En verdad, decir “director” puede confundir lo que fue la realidad de esa reunión. Recorrimos el centro hasta que entramos en una caseta destartalada, con dos sillas a medio romper, donde un señor desaliñado que se identificó como el director del centro nos dijo que si queríamos donar algo de comida muy bien. La impresión fue de que quería quitársenos de encima y que le molestaba mucho tener que tratar con nosotros. Sorprende teniendo en cuenta que queríamos ayudar a su centro y los ancianos a los que se supone que cuida.

Intentando olvidar las muestras de dejadez, fuimos a una tienda no muy lejos para comprar 300 kg de arroz y 31 kg de lentejas. El envío fue lento, ya que lo realizaron dos empleados a pie, que dejaron las bolsas en la puerta del recinto para que nosotros las llevásemos dentro. Nos cargamos un saco al hombro y nos dispusimos para hacer 4 viajes desde la entrada a la cocina, cada viaje con 30 kg al hombro.

IMG_7613 IMG_7614

Y fue en esos viajes donde nos dimos cuenta realmente de lo necesaria que era la ayuda. Habíamos visto que estaban hacinados, que las condiciones higiénicas eran nulas, pero justo coincidió el momento de meter los sacos con la hora de la comida. Vimos como un empleado pasaba con un cubo y un cucharón e iba poniendo un cazo de arroz aguado a cada anciano, que sostenía con las manos un platillo de las dimensiones de un pequeño cuenco. Se veía que junto al arroz les habían dado 4 o 5 judías verdes a cada uno. Y mientras recibían su cazo de arroz aguado nos miraban con curiosidad, ya que no era normal ver a desconocidos con grandes sacos de arroz y lentejas pasar por delante de ellos.

IMG_7618 IMG_7526

Una mujer en concreto nos marcó, ya que primero Jaime se la cruzó cuando llevaba un saco, mientras ella con curiosidad caminaba lentamente hacia la entrada del hogar. Una vez ahí vio a Manuka y a Natalia junto a los sacos. En ese momento preguntó en nepalí si éramos nosotros los que habíamos llevado esa comida. Cuando Manuka tradujo y contestó que sí dijo que lo agradecía de corazón, esbozando una cálida sonrisa.

IMG_7615

Esperamos que ese momento os conmueva tanto como lo hizo a nosotros. A menudo también en España se olvida a los mayores, pero la situación de desamparo que presenciamos va más allá del olvido para entrar en el total abandono. Pues bien, por un día no estuvieron abandonados, y os lo agradecieron.

Marchamos del lugar con mucha paz interior, ya que a partir de ese momento oficialmente se acababa la ayuda que prestábamos de forma directa en Nepal. Vuestra ayuda ha llegado a pequeños y mayores, a la ciudad y a pequeñas aldeas remotas. Todos juntos hemos hecho lo posible, y cada vez que hemos hecho algo la gente de allí nos lo ha agradecido.

Desde ahí partimos a despedirnos al orfanato de Dapashi, con los que después de colaborar para organizar dos envíos de alimentos y refugios a pueblos hemos desarrollado una relación muy estrecha. Al llegar nos recibieron con grandes sonrisas y una sorpresa.

Nos entregaron una carta en inglés agradeciendo todo lo que habíamos hecho. Se nota que trabajaron juntos para escribirla, ya que el inglés de los niños no es muy fluido y el de los adultos directamente inexistente. Aun así lograron redactar una carta que nos emocionó.

IMG_7631 IMG_7630

Pero la sorpresa no acabó ahí, nos regalaron dos camisetas que en nepalí dicen lo siguiente:

IMG_7621

“Aunque hayan caído nuestros templos, nuestra fe permanece.
Aunque hayan caído nuestros palacios, nuestra historia permanece.

Aunque hayan caído nuestros hogares, nuestros corazones resisten.

Nepal volverá a levantarse. Volveremos a levantar Nepal”

Al escuchar la traducción sentimos con total convencimiento que era cierto, que aun con todo el sufrimiento padecido, su fe, su historia y sus corazones resisten, y que Nepal volverá a levantarse. Desde luego ya ha empezado, y todos juntos hemos aportado nuestro granito de arena.

IMG_7584[1]

Nos despedimos bajo promesas de volver a vernos y nos fuimos a preparar maletas y demás de cara al viaje. Anish se ofreció a llevarnos al aeropuerto a la mañana siguiente, aunque insistimos en que no lo hiciera porque debíamos salir a las 5:30 de la mañana no aceptó un no por respuesta.

A última hora de la noche Sabin y Manuka pasaron a despedirse. Después de dos semanas en las que hemos sido casi inseparables y en las que nos han ayudado tanto para poder llegar a la gente, era necesaria una despedida. Fueron escasos momentos en los que comentamos todo lo conseguido, los agradecimientos mutuos (nosotros por su ayuda, ellos por la ayuda de todos nosotros a su país en un momento tan crucial), y nos dieron otro pequeño regalo de despedida: dos pulseras nepalís.

IMG_7619

A la mañana siguiente nos encontramos con Anish a las 5:30 clavadas y salimos para el aeropuerto. Aunque ya había amanecido las calles estaban bastante vacías, así que llegamos en poco rato. Antes de pasar el control de pasaportes quiso obsequiarnos con el tradicional regalo para los que marchan. Se trata de que la persona que se queda te cuelga un pañuelo del cuello, simbolizando que tengas un buen y seguro viaje. Nos abrazó mientras nos decía que la gente de aquí no olvidaría a la gente que no se olvidó de ellos en los momentos más duros.

IMG_7622 IMG_7623 IMG_7625 IMG_7626 IMG_7627

No os habéis conocido, visto vuestras caras en persona o hablado, pero mucha gente no os olvidará. Y es mucha, ya que vuestras donaciones han llegado para dos orfanatos de más de veinte niños cada uno, una aldea de 75 familias (en la que ampliamos la ayuda en comida a otras 45 familias de aldeas vecinas), otra aldea de más de 25 familias, la construcción de una escuela temporal para unos 150-200 niños que de otra manera tendrían que esperar más de un año para continuar sus estudios, una comunidad de intocables de 8 familias y un hogar de ancianos de aproximadamente 200 personas. Casi 3.500 kg de arroz, casi 100 kg de lentejas, además de sal, aceite y noodles, refugios para casi 100 familias, filtros de agua para varias comunidades etc.

Queda un último post con las conclusiones de lo que ha sido esto, el viaje ha llegado a su fin, pero la ayuda continúa. Os lo contamos en cuanto podamos porque estamos escribiendo estas líneas desde el aeropuerto de Estambul.

Un fuerte abrazo.

Anuncios

Un pensamiento en “Último día en Nepal pero seguiremos trabajando

Dejas tus comentarios!!

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s